AUSTRALIA – PARTE I … bajando por la costa este

A ver si logramos hacer este post un poco más corto que el de Malasia.  Es que hay mucho que contar!

Nuestro primer contacto con Australia… el paso por aduanas en el aeropuerto. Nos habían advertido de lo serio que se toman aquello de la “bio-seguridad”, así que nosotros, que vamos por el mundo con media farmacia encima y no pocos comestibles, pues a hacer la cola de “declarar”. Y vino nuestro turno, con este australiano oficial de aduanas, peinado -y actitud- a lo Fonzie de Días Felices. Miró nuestro formulario y señalando a la puerta dijo: “no sean tan italianos… ven ese letrero de salida?” y, sonrisa torcida, nos dejó ir. No sé qué quiso decir con eso de “ser tan italianos”, pero la cosa es que pasamos fácil. Con todo y muesli, arroz negro y polvo de moringa malasios.

Bueno, para empezar con la conclusión, qué buen país!  Nos encantó!  Viviríamos aquí sin ningún problema. Para nosotros fue una confirmación de que en este mundo hay mucho más que Europa, en cuanto a “me encantaría vivir allí” (Sí, sí, ya sé que están Canadá y otros). Este país es tan chévere/bacán/simpático, que en lugar de perros o gatos callejeros tienen pavos callejeros! (en serio, qué onda con tanto pavo por las calles?… que se cuiden, que ya viene navidad). Ah, y todavía tienen Blockbuster! Qué más puede uno pedir?

– las nuevas atracciones australianas, pavos callejeros y Blockbuster Video –

Tuvimos una sensación similar que cuando estuvimos en Singapur… tanto por hacer, limpio, organizado, seguro… la cosas funcionan… y sin esa “mano dura” de Singapur. Es como si aquí las cosas funcionaran porque la gente quiere que funcionen, no -solo- porque papá gobierno te aplicará un castigo de aquellos, si te portas mal. Algunos dicen que estar tan lejos de todo ayuda, ya que la gente que típicamente interfiere con que las cosas funcionen -qué políticamente correcto soy, no? – no llega hasta aquí. La otra gran diferencia es que Singapur, más que un país parecía una ciudad. Australia, mas que un país parece un continente! Entran 31 Holandas en un Perú. Bueno, entran como 185 en una Australia. Y solo 24 millones de almas. Imagínense el espacio que hay para cada uno.

UggsGoldcoast_IMG_1307

–  Pero no todo podía ser perfecto. Aquí También nacieron las UGGs. Ugg. –

Y los famosos animales australianos… sí, los vimos a casi todos… tocamos a varios, jugamos con algunos, alimentamos a un par, nos comimos uno o dos (de los mismos con los que habíamos jugado). Ningún encuentro peligroso, felizmente.

Ha sido una aventura llena de naturaleza, en un país de gente que camina descalza en los centros comerciales, de niños en playas y parques jugando rugbi (no futbol) y aprendiendo a correr olas a la edad en que los niños holandeses están aprendiendo a montar bicicleta y los niños peruanos a distinguir entre su mamá y su nana. Una interminable secuencia de playas de arena dorada y rutas escénicas, camionetas inmensas listas para salir al desierto, 300 reservas naturales, 500 parques para acampar, 1000 cataratas, 2000 caminitos de madera, 3000 miradores y 10000 letreros de “vida salvaje” en las carreteras. Y árboles, millones de árboles.

IMG_4878

-ven a qué me refiero?-

Viviendo en una Van

Ya había oído que la mejor manera de explorar Australia era con ruedas propias, pero la idea de manejar por la izquierda -y el tamaño de este país- me hacían dudar. Mi amigo Christian, que había estado aquí no hacía mucho, incluso me sugirió alquilar una “camper”.

…”hay unas pequeñas en las que puedes dormir en el techo”, me dijo. Yeah right, como que Sandra y muá vamos a dormir en el techo de una van. Par favaaar”. 

La última vez que había acampado fue probablemente en 1985, en el jardín de mi casa en Arequipa en la carpa de mi papá. Creo que fue la primera y última vez que se usó esa vieja carpa marrón.

Para hacer la historia corta, pasamos 20 noches aquí:

TableIands_IMG_4078

–  nuestro pent-house australiano-

Resulta que este país está TAN preparado para acampar, que fue una experiencia excelente! Puedes acampar gratis en muchos lugares, pero nosotros, en nuestra condición de 100% novatos, decidimos ir a los lugares más establecidos… y hay uno cada vuelta de esquina…. Por un precio, te dan un sitio para cuadrar/acampar y puedes usar los lugares comunes… duchas, cocina, lavandería, juegos, etc, etc. Cual mini-club. Nos encantó el concepto.

Hillsborough_IMG_1206

Además, es TAN fácil manejar en este país (una vez que le agarras el truco a ir por la izquierda…y a no prender el limpiaparabrisas cada que quieres poner direccional). Las pistas son perfectas (toca nomás tener cuidado con los animales… una cantidad de pobres canguritos muertos en la pista!). Y tremendamente señalizado! Hay señales para TODO. Estoy seguro de que debe haber señales para avisarte que un poco más allá viene otra señal.

Manejamos poco más de 3600kms. Sandra también manejo unas buenas horas. Cuando le comenté a mi papá que ella estaba al volante, los dos hablaron al mismo tiempo. Escuché “más le vale que no diga “qué miedo!” eh!” con mi oído derecho, y “qué miedo!!!” con el izquierdo, por el teléfono.

Esto de semi-acampar trajo consigo una nueva rutina, de despertarse a las 7am e ir a la cama a las 10pm. Por cierto, por estos lares la hora de “check-out” es a las 10am (en cualquier tipo de alojamiento). Casi siempre nos tocó despertar con miles de pajaritos cantando (salvo esa noche en que nuestra vecina de van -bailarina exótica, dizque era- regresó de parrandear a las 3am y no pudo apagar la alarma de su camioneta por 15 minutos, ni sus hormonas por los siguientes 3).

Pasamos noches en tantos lugares diferentes, que trataré de agregarlos y limitarme a lo principal… hubo mucho más de lo que van a leer aquí abajo:

Norte de Queensland

Este capítulo empezó en Cairns. Nos alojamos por 4 noches en casa de Dee, una señora en sus 60s, ya retirada y muy buena onda, que vive alojando viajeros -gratis- casi ininterrumpidamente. Pareciera su energía viene de compartir sus millones de historias. Sabe muchísimo sobre su país y sus orígenes aborígenes -con todo y rimbombancia-. Fue interesante escuchar esa versión de la historia (y no la que te cuentan los del lado colonizador).

“Esnorqueleamos” (no sé cuál es la palabra oficial) en la Gran Barrera de Coral (buenísimo!), vimos un poco del bosque tropical del Daintree y de los altiplanos de Atherton. Lindos pueblitos y paisajes impresionantes. Toca nada más mantener una distancia prudencial del agua… este es territorio de cocodrilos.

 

Queensland central, la Sunshine Coast, la Gold Coast, la interminable costa

Luego de un par de escalas (Mission Beach…lindo!), llegamos a Airlie Beach, al frente de las islas Whitsunday. “Acampamos” en el pequeño estacionamiento de un hostal de mochileros, que nos dejó usar las instalaciones comunes. Este tipo de sitios, pese al super buen ambiente, nos hace sentir que estamos en una edad límite como para aún poder “mezclarnos” con la movida mochilera más radical, sin parecer bichos raros. Me refiero a chicos comiendo pan con Nutella de desayuno y pan con kétchup de cena, y cosas por el estilo.

Tomamos un tour en velero a las Whitsundays. WOW. No podías sino caminar en un estado de permanente WOW sobre esa arena de 98% sílice, blanca cual nieve y suave cual harina, que no se podía ver directamente sin lentes de sol, así de blanca era. Y el mar … recuerdan que dije que me había enamorado del mar en las islas Perhentian de Malasia? … bueno, fue un amor pasajero, una aventurilla (amores de estudiante, flores de un día son, diría mi papá). Este mar está ahora al tope de mi lista.

En ese tour conocimos a Elise y Felix, una pareja holandesa-alemana de lo más simpática, con quienes volveríamos a coincidir en Cape Hillsborough -alimentando a canguros y ualabíes a la salida del sol- y luego en Brisbane (esta vez sí coordinada). Pocos días después, en Sídney, se comprometieron!  Felix va a decir que sobrevivir a esas semanas juntos en una van fue la prueba de amor que le faltaba, pero yo sé que fue nuestro amor lo que lo inspiró tanto que tuvo que comprar el anillo. ha. Buenos chicocos. Airlie_IMG_1118

– Tengo la sensación de que nos volveremos a encontrar –

Manejando hacia Brisbane pasamos nuestra única noche acampando “gratis”, en el jardín de un bar/hostal, en el medio de la nada. La casa parecía un set para una película de Alfred Hitchcock. Cada personaje más extraño que el anterior. Confirmamos la decisión de limitarnos a parques de acampar convencionales -de los que cuestan-.

Pasamos una noche en Noosa (lindo balneario un poco más exclusivo/pijo/ficho/pitucón) y seguimos para Brisbane, que tiene la reputación de ser una cuidad aburrida, pero a nosotros nos pareció totalmente vivible.

Y un poco más al sur todavía, la famosa Costa Dorada y Surfers Paradise. En nuestra opinión, algo sobrevalorada. Es cierto que el clima aquí no nos ayudó, con lo que de paso descubrimos que la vida en modo camping no es tan divertida bajo la lluvia. Felizmente había Blockbuster!

Aquí también pasamos el cumple de Sandra … no precisamente el más convencional para ella, soplando una vela cumpleañera clavada en un pote de pudín de chocolate.  Era lo que había.

 

Los Nimbos    

La cosa se puso más interesante aun cuando cruzamos a New South Wales (el estado al sur de Queensland).  Empezamos con Nimbin … Nimbin, vaya pueblecillo pintoresco. La capital -no oficial- de la marihuana en Australia, dicen por ahí. Hubo un festival hippie allá por los 70’s, después del cual el pueblo ganó tremenda popularidad. Muchos de aquellos hippies se quedaron para siempre. Ahora ELLOS están en sus 70’s. Lleno de tiendas ecológicas, herboristerías y onda alternativa.

Nimbo2

Sandra se inventó una nueva palabra, luego de ver a los residentes más peculiares de Nimbin: “los nimbos”.  A Sandra no le gustan los nimbos. Yo encontré a Nimbin de lo más auténtica, nimbos incluidos… como si el tiempo se hubiera detenido. Vayan a visitarlo si tienen la oportunidad. Con una noche basta.

También me senté al frente del mercado local, tomando fotos, para mostrarles cómo es que deben vestirse, si es que quieren pasar por locales en Nimbin. Nosotros nos sentimos un poco fuera de foco, he de confesar, vestidos con Nike dri-fit en lugar de telas de fibra de cáñamo fairtrade-orgánico en colores tierra.

NimbinPeople4

– Jhonny, la gente está muy loca-oca-oca –
(quieren verla en grande? …click aquí!)

Y luego, cerca de Nimbin, pero de vuelta a la costa, Byron Bay… “donde se encuentran el hippie y el surf”, leí por ahí. Una de nuestras mejores paradas en Australia. Nos quedamos 4 noches… muy buen ambiente. También le dimos un poco al surf. El instructor eligió una playa para principiantes, que más bien parecía lago, así que la clase de surf se sintió más como una clase de paddle board sin el remo.

Finalmente, Sídney y alrededores  

Antes de llegar a Sídney, hicimos un desvío, “tierra adentro”. Primero al Hunter valley, con un millón de bodegas y viñedos listos para el tour de cata de vinos. Lanzamos una moneda (nah) y Sandra fue elegida como la chofer designada. Muy bueno.

Luego fuimos a Katoomba, en la región de las Blue Mountains (las montañas azules). Una vez más wow. Vaya vistas! Se siente uno tan insignificante. Chequen las fotos. También pasamos por algunos pueblecillos bien simpáticos (si vienen, que no sea desde Sídney con un tour por el día… quédense a dormir un par de noches, que vale la pena!).

CoverBlue_IMG_4665

– de locos, las vistas-

Y ahora sí para terminar, Sídney. Linda ciudad. Devolvimos la van y alquilamos por unas noches un cuarto en el departamento de, figúrense, una chica peruana (sin saberlo!). Hicimos todo lo que mandaba la guía… ópera, puente, ferry, Bondi Beach … visitamos unos excelentes mercadillos locales y caminamos como si no hubiese mañana. Si alguna vez se habían preguntado de qué están hechas las “velas” de la Casa de la Opera, pues les cuento… son mayólicas/azulejos en dos colores … y por cierto no les vendría nada mal una buena lavada.

Entre lo que más nos gustó estuvo la caminata entre Bondi Beach y Coogee. Un paseo de unos 7kms siguiendo el litoral y viendo varios balnearios, muchas obras de arte, 50 tonos de mar azul y muchos caminantes y corredores, la mayoría mujeres con más peso en maquillaje que en ropa deportiva, en evidente actitud de “ver y ser vistas”.

 

Hasta aquí todo bien…

Y ahí la voy dejando… de Sídney cruzamos para Nueva Zelanda, con la idea de regresar luego para una -más corta- segunda parte. Cosa que mejora un poco el clima en el sur.
AustraliaPart1

– esto es lo recorrido … para una versión más detallada, hagan click aquí  

Debo admitir que terminamos algo cansados… con una sensación como de haber estado siempre apurados. Hay TANTO para ver en este país, que no importa el tiempo que le dediques, siempre se quedará corto. Recuerdan mis historias sobre ir al cine o a los centros comerciales o al gimnasio? Bueno, aquí no hubo tiempo para nada de eso.

– así es como nos toca hacer ejercicio ahora –

El tiempo invertido en planear los siguientes pasos puede ser un poco … cómo se dice “overwhelming?”… sobrecogedor, abrumador? Pero hey, es el tipo de problemas del que uno no debería andar quejándose no? A fin de cuentas, la discusión que me viene a la mente, que tuvimos por este tema fue porque “estamos pasando mucho tiempo tomando desayuno”.  Menudo drama, yo sé.

Más sobre Australia, luego de una pausa en tierra kiwi.

… para el bonus musical, tengo que volver a Nimbin y este inspiradísimo músico ambulante con su “didjeridu”.  No estoy seguro si calificaría como nimbo. Pregúntenle a Sandra.

– tan melodioso –

……yyyyyy, si es que llegaron hasta aquí y tienen curiosidad por ver cómo era nuestra súper van en detalle, aquí pueden ver la demo completa presentada por la bella modelo Sandra.

 

– por si acaso no estamos recibiendo ningún auspicio de Jucy, aunque no nos caería mal! –

 

Wellington, Nueva Zelanda, 29 de Octubre de 2017.


 

14 thoughts on “AUSTRALIA – PARTE I … bajando por la costa este

  1. Lita Aita says:

    Es un sueño de muchos y yo me incluyo y me hace feliz verlo realizarse en uds. y que nos permitan ver tantos lugares hermosos e impresiones desde sus experiencias y algunas muy cómicas que nos hacen reír. Vivo esperando el siguiente capítulo como una novela que te engancha desde el principio.

    Liked by 1 person

  2. Tom says:

    Tus fotos e historias traen (buenos) recuerdos. La Jucy parece mucho más cómoda que mi Ford Falcon de los años 90 :). Dile a Sandra que a mi tampoco me gustaban los nimbos.
    Saludos desde Berlín, Tom

    Like

  3. Luciana Biondi says:

    Dile a Sandrita que le mando un beso y síganla pasando lindo . Si vuelven a Sidney vayan al mercado chino encuentran todo súper barato desde frutas y quesos hasta huevos de canguro de llavero 😜.

    Liked by 1 person

Feel free to comment! / Cuéntanos qué piensas :) .

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s